«Hermosa Eva: tenías nueve años, apenas nueve años, cuando pintaste aquel cuadrito, poco antes de partir arrastrada hasta las cámaras de gas de Auschwitz…¿Cómo ibas a imaginar pequeña Eva que esos sobrevivientes son los troncos de familias de soldados tan despiadados  como los que aterraron tus noches infantiles?…La muerte, bonita Eva, te libró de parir a los nuevos nazis.»

Deja un comentario