Un bebé representa la opinión de Dios de que el mundo debe continuar.