A veces la persona inteligente entiende que frente al estúpido tiene menos convicciones y menos creencias que el tonto. El tonto tiene más ideas.