Condenable desde todo punto de vista, sin importar los motivos, el disparo de bala que agredió la integridad física del Gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas. La condenación a la violencia que atente contra la vida de las personas es un valor absoluto de los derechos humanos.