Hay días que no merecen siquiera ser recuerdo.
Horas sin explicación, sin vida, solo existencia.

4 respuestas

  1. en esos momentos es cuando debemos buscar dentro de nuestro corazon una explicación acerca de nuestra existencia para que el día merezca ser recordado, aunque sea con dolor.

  2. Hay días que son indignos de pervivir en nuestra memoria. Ellos se dejan absorber por la nada y nosotros, renuentes a cualquier engorro superfluo, sancionamos su rusticidad con el olvido.

  3. Pregunta: será que son los ‘días’ los que no merecen ser recordados, o seremos ‘nosotros’ los que no merecemos ser recordados por lo que hicimos o dejamos de hacer en esos días. Serán las horas ‘mal gastadas’ o ‘gastadas’ y no ‘invertidas’ (y habría quienes dudarían de que esto fuera posible) las que nos llevan a pensar que la suma de 24 de ellas, 24, nada más y nada menos, no merecen de recuerdo? piensa, 24 horas de tu vida… podría apostar que no solo será ese día, sino cada minuto de él, si representó una oportunidad perdida, lo que más recuerdes.
    Gracias por la reflexión Rubens, ahora se me complicó más la batalla interna 😉 Besos.

Deja un comentario