Dada la importancia del tema que cambió radicalmente el escenario político boliviano me permito transcribir en su integridad el siguiente artículo escrito por Roberto Barbery Anaya.

El nuevo escenario de la Asamblea Constituyente: análisis de la Ley que modifica la Ley de Convocatoria.

1. Introducción

La Ley sancionada en el Congreso Nacional el 3 de agosto último, modifica en términos decisivos la Ley Especial de Convocatoria a la Asamblea Constituyente de 6 de marzo de 2006, generando un nuevo escenario político en el país. Aunque las modificaciones, inicialmente, sólo parecían destinadas a tratar la prorroga del Cónclave, de forma inopinada se modificó también el tema más delicado: la concurrencia de votos para aprobar el nuevo texto constitucional a ser sometido a Referéndum.

2. Contexto

La Ley Especial de Convocatoria a la Asamblea Constituyente de 6 de marzo de 2006 establecía en su Artículo 25 lo siguiente:

“ARTÍCULO 25 (Aprobación del Texto Constitucional) La Asamblea Constituyente aprobará el texto de la nueva Constitución con dos tercios de votos de los miembros presentes de la Asamblea, en concordancia con lo establecido por el Título II de la Parte IV de la actual Constitución Política del Estado.”

El Artículo presuponía una gran concertación nacional para aprobar un nuevo texto constitucional, otorgando así naturaleza y objeto a la Asamblea Constituyente. En ese contexto, el tema fundamental de debate en el año de gestión que ha cumplido la Asamblea Constituyente, ha sido, precisamente, la necesidad de respetar la concurrencia de dos tercios de votos en el Proyecto de Constitución a ser sometido a Referéndum Constituyente, de conformidad a lo previsto en el Artículo 26, que también ha sido modificado. Este debate se ha reflejado en multitudinarias expresiones de presión social como el Cabildo realizado a fines del año 2006 en el departamento de Santa Cruz.

3. La nueva Ley

La nueva Ley para el funcionamiento de la Asamblea Constituyente, sancionada el 3 de agosto de 2007, además de disponer la prorroga de la Asamblea Constituyente, ha modificado en forma decisiva su naturaleza y objeto, al cambiar el mandato inexcusable del Artículo 25 de la Ley de 6 de marzo de 2006, en sentido de concertar un nuevo texto constitucional por dos tercios de votos.

Los principales alcances de la nueva Ley son los siguientes:

Dispone la prórroga de la Asamblea Constituyente en principio hasta el 14 de diciembre de 2007, en caso de que haya un texto final aprobado por dos tercios de votos. En caso de no ser así, la Asamblea Constituyente suspende sus sesiones el 14 de diciembre, para ser convocada nuevamente cuando se haya realizado un Referéndum Dirimidor, con el objeto de homologar su resultado.
Se crea la figura de un Referéndum Dirimidor, para todos los Artículos que no tengan dos tercios de votos, habilitando la alternativa de que se presenten dos proyectos a Referéndum, uno por mayoría y otro por minoría.

Se mantiene la figura de un Referéndum Constituyente, cuando haya un texto final de Constitución, producto de la concertación por dos tercios de votos o de los resultados del Referéndum Dirimidor.

De esta forma, lo que constituía un mandato inexcusable para la Asamblea Constituyente, se convierte ahora en una simple alternativa. Ya no existe la obligación de concertar un Proyecto de Constitución por dos tercios de votos. En la práctica, basta con que la mayoría y la minoría presenten sus Proyectos a consideración de un Referéndum, desvirtuando la naturaleza y el objeto de la Asamblea Constituyente y haciendo ociosa su prórroga. Así, ya actuando con este nuevo marco, el oficialismo ha anunciado en las últimas horas que tiene listo su Proyecto, haciendo inútil cualquier intento de concertación.

La nueva Ley ha sido sancionada por dos tercios de votos en el Congreso Nacional, en el marco de un acuerdo entre el MAS y PODEMOS, que es la principal fuerza de oposición. Con ello, el MAS ha logrado eliminar el principal obstáculo institucional que tenía para plantear su Proyecto de Constitución. Ahora no necesita concertar en ninguna instancia, considerando que tiene mayoría absoluta. En el caso de PODEMOS, la inesperada concesión parece dirigida a convertirse en la única alternativa política, tomando en cuenta su condición de primera minoría.

Con el nuevo escenario, se abandona en los hechos la posibilidad de contar con un Proyecto de Constitución que incorpore en forma concertada la diversidad del país, dejando el espacio político para la radicalización de posiciones unilaterales, que pueden ahondar las diferencias regionales.

7 respuestas

  1. Podrá parecer una naderia lo que voy a comentar en las lineas siguientes pero sucede que cada vez que releemos la Ley de Ampliación encontramos una serie de situaciones que nos espeluzan mas y mas.

    La primera, cuando en 2004 se introdujo la figura del Referendum, se produjo tambien una norma, creo que Ley tambien, en orden a que «no habría mas de UN Referendum por año». Pregunto: cómo quedamos ante la situación de que la Ley de Ampliación establece el verificativo de DOS Referendums en un plazo de menos de un año. Habrá la intención de extender el proceso constituyente hasta 2009??? Tendremos el Referendum Dirimidor en 2008 y el Aprobatorio en 2009. Y donde quedan las elecciones municipales y prefecturales progrmadas para fines de 2009??? Hasta donde el pueblo aguantará tanta votación y su natural consecuencia, bombardeo mediatico y paralización económica, ante la incertidumbre de qué pasará???

    La segunda la dejo para otro rato!!!

    Salud!!!

  2. El texto es preocupante y es menester ejercitar nuestro derecho ciudadano para realizar acciones, como los que emprendio hace algún tiempo Jorge Valverde Bravo. Desearia saber donde publica este articulo el Dr. Barbery.

  3. Tan buena la entrevista del domingo como el análisis leído en Metáfora.
    Gracias,
    Sarita

  4. Una jugada política inteligente de parte del MAS, sin precedentes en la historia republicana de nuestro pais. Considerando la venida a menos de nuestro comite civico y del discurso liberal en general, pues nos vemos en un escenario de incertidumbre general. Pero no tanto por la Ley de Amplicación, que al final es una Ley, aprobada por 2/3 de los parlamentarios, y que debe ser cumplida, le guste o no al Sr. Barbery o al Sr. Molina (independientemente de las diversas interpretaciones juridicas, que las hay muchas y para todos los gustos, que uno pueda darle al texto), sino por que la dinamica social que genera es de alta tensión al custionarse profundamente el fin principal de la Asamblea Constituyente. No se podría decir que la Ley es buena o mala, pecaríamos de ingenuos o peor, de fundamentalistas. Pero sin duda alguna que dará mucho de que hablar, de todos los lados.

  5. Que ridiculez!! El post que dejé en este blog fué censurado ¿por que será, no? ¿miedo? Quien sabe!!

  6. Estimado Daniel, generalmente no comento sobre los comentarios que escriben en mi blogg, pero creo que tu ultimo comentario merece una respuesta. Si actualizaras tu navegador o tuvieras un poco más de paciencia para esperar que tu comentario salga tal vez no quedarías de desubicado. Fraternalmente.

  7. En el marco del debate democrático y de la libertad de expresión: Si esa es una jugada inteligente, quisiera saber cuál será la opinión cuando, en el futuro, el tablero se de la vuelta con un jaque mate en carne propia. Y es que el tema va más allá de los comités cívicos, de los discursos liberales, de los gustos de Roberto Barbery o Carlos Hugo Molina, de nosotros mismos. Es un tema de ciudadanía, de respeto a la democracia, de lo que entendemos por libertad y de lo que esperamos de la puesta en escena de una vida en común. Y es que es bien cómodo pensar que el tema «dará mucho de que hablar, de todos los lados» sin arriesgarnos a decir que la ley es buena o mala a riego de parecer fundamentalistas o de ingenuos. Considero más grave ser amarillo y alimentar la incertidumbre con interpretaciones «para todos los gustos». No nos estamos jugando el churrasco dominguero, sino el futuro del país. A esa incapacidad para diferenciar las cosas.A eso sí que le tengo miedo!!! Salud’s.

Deja un comentario