Del 22 al 24 de mayo pasado se realizó en el Municipio Boliviano de San Ignacio de Velasco el I Congreso Internacional Chiquitano donde el eje central del tema eran las Misiones Jesuíticas de América Latina. El evento que contó con el apoyo del CEPAD, la Junta de Extremadura y ACODAM, fue organizado por la Universidad Católica Boliviana, la Universidad Autónoma de México (UNAM), la Universidad Técnica Particular de Loja (Ecuador) y la Universidad Federal de Mato Grosso (Brasil), en el corazón de las Misiones Jesuíticas de Chiquitos. Participaron más de 130 personas de Brasil, México, Colombia, Ecuador, Chile, Argentina, Estados Unidos de Norteamérica, Holanda, España, Italia, Austria y Bolivia, en jornadas de reflexión y debate sobre historia, situación actual del Patrimonio de las Misiones Jesuíticas y su futuro como una variable clave de desarrollo territorial.

San Ignacio de Velasco

Los temas abordados fueron “la Misión Jesuítica, su arquitectura y urbanismo en América Española” (Arq. Mario Camacho de la UNAM), “el territorio, el medio ambiente y los paisajes culturales en dos fronteras coloniales: chiquitos, en el oriente entre Charcas y Mato Grosso, y Sonora, en el noroeste de Nueva España” (Dra. Cynthia Radding de la University of New Mexico, USA), “la restauración de las iglesias de Chiloé, Patrimonio de la Humanidad” (Paula Galindo, Univ. Bio – Bio, Chile), “la misión jesuítica en el noroeste de la frontera Novohispana – un sistema de poblamiento” (Dr. Luis Arnal Simón, UNAM), “Arquitectura y Urbanismo en Chiquitos, el sistema operativo misional o elogio a la genereci(u)dad” (Virgilio Suárez, Universidad Privada de Santa Cruz, Bolivia), “Diversidade e condiçoes de vida da populaçao atual da área de influência das missooes jesuiticas na fronteira de Mato Grosso” (Dra. Tereza Cristina Cardoso, Universidade Federal de Mato Grosso, Brasil). El programa incluyó mesas de análisis, reflexión y debate con los participantes y una visita a terreno para conocer, apreciar y estudiar la riqueza Patrimonial de las Misiones Jesuíticas de Santa Ana, San Ignacio, San Rafael y San Miguel de Chiquitos.

El Congreso finalizó con la firma de la “Declaración de San Ignacio de Velasco” donde las cuatro Universidades organizadoras declaran textualmente lo siguiente:

  1. Valorar la cultura misional de nuestros pueblos como un aporte al proyecto, a la misión universitaria de nuestras instituciones de educación superior, y a la cultura universal, por sus valores artísticos, culturales, antropológicos, sociales y espirituales. 
  2. Considerar que el I Congreso Internacional Chiquitano ha puesto las bases de un trabajo conjunto, que las instituciones a las que representan tienen la voluntad unánime de seguir desarrollando, para lo cual constituirán una red interinstitucional mediante la firma de un convenio de cooperación, al que invitan a sumarse a otras instituciones interesadas. 
  3. Que el aporte y los trabajos realizados en el I Congreso Internacional Chiquitano se convertirá en breve en una publicación conjunta y en el lanzamiento de un Portal de Internet que acoja y dé vida permanente a lo que se ha sembrado en el mismo. 
  4. Se abre un Seminario Permanente con el tema “La misión en América y su aporte a la cultura universal”. Para el lanzamiento del mismo contamos con el apoyo de la Organización Universitaria Interamericana (OUI) a través de su “Programa CAMPUS”. 
  5. Nos comprometemos a organizar y llevar a cabo congresos temáticos bianuales en Chiquitos y abrir la posibilidad de actividades académicas en otros ámbitos geográficos que sean de interés para el Seminario Permanente.”

Este evento se espera que sea un hito que permita sumar esfuerzos de personas e instituciones latinoamericanas, gestores y promotores culturales, interesados en las Misiones Jesuíticas de Chiquitos.

Una respuesta

  1. Es muy gratificante saber que existen proyectos que dan semejantes resultados en una época donde existe mucha incertidumbre y nada parece concretarse por una serie de elementos que, desde mi punto de vista, esta vez no vienen a cuento. Mucho menos a discusión.
    Me alegra muchísimo por el país, por su desarrollo y por la posibilidad de no tener que lidiar únicamente con la frustración. ¡Muy bien che!

Deja un comentario