– Tu novio estuvo hasta muy tarde anoche, ¿no es cierto?

– Sí, madre; ¿te molestó el ruido?

– No, pero los momentos de silencio, sí.