Mafalda y el lenguaje castellano machista.

Una respuesta

Deja un comentario