No es posible quedar indiferente. Hay que ponerle racionalidad a este contexto de violencia que de a poco comienza a convertirse en regla general.

A fuerza de palo las agresiones, de un bando y del otro, llevan a tener una sociedad cada vez más acostumbrada y familiarizada con el dolor ajeno. Pateadura al Comandante de la Policía por trogloditas de la Unión Juvenil Cruceñista, periodistas y sus vehículos destruidos por seguidores del MAS que a punta de cuchillo y pistola ponen en acción las consecuencias de la feroz verborrea del Presidente Morales contra el gremio, una seudo persona de apellido Dimitri golpea e insulta al Ciudadano Román por pensar diferente, policías gasificando y apaleando a discapacitados, una Delegada del Gobierno agredida por discapacitados, masas enfurecidas golpean a quienes osan protestar en la Plaza Principal de Santa Cruz, estupidez que es utilizada por el Gobierno para catalogarnos a todos por igual y quitar humanidad al opositor político.

Cada uno asiente con complicidad silenciosa cuando le toca al otro.

Te has preguntado, ¿cuando te tocará a vos?

Una respuesta

  1. Qué va a pasar cuando le toque a nuestras madres, padres, herman@s, familiares?

    El pensar diferente debe volver a ser un valor, no un motivo de verguenza o motivo de amenaza a la integridad física como lo es para mucha gente ahora.

    Un fuerte abrazo.

Deja un comentario