Así luce Santa Cruz de la Sierra en un día soleado a las 10:00 de la mañana.

Nos queda un sol rojizo, como los ojos de esta ciudadanía cansada de respirar humo. Metáfora que en esta ocasión no sirve para la poesía.

¡Hasta Cuando los chequeos!