El orgasmo es un paroxismo; la desesperación, otro. El primero dura un instante; el segundo una vida. Comparte