El jefe del partido político PODEMOS, Tuto Quiroga, insulta al Secretario General de la OEA. Su actitud refleja el desespero de posesionarse en el escenario político a CUALQUIER COSTA, incluido el país. Su declaración solamente ha ratificado la imagen externa que la oposición es de derecha extrema, reaccionaria y cavernícola. Lamentablemente a nivel internacional, donde la realidad nacional se simplifica, todo aquel que no piensa como el Presidente Evo Morales entra en la misma bolsa de la “oposición”. Me niego a que me clasifiquen, peor en la misma línea del actual partido político PODEMOS, por eso, al menos por este medio que está a mi alcance le pregunto “¿Porqué no te callas?”

… por el bien del país.

7 respuestas

  1. No soy ni siquiera simpatizante de PODEMOS y pienso que Tuto hace rato perdió toda fuerza en su liderazgo, si alguna vez lo tuvo. Sin embargo, no encuentra falsedad en sus declaraciones. Insulza ha dejado mucho que desear en su breve visita y se ha mostrado sospechosamente benevolente con este régimen y su «constitución» parida en un cuartel. Es decir, apoya la intromisión en el Tribunal Constitucional y Poder Judicial, el vergonsozo espionaje a políticos opositores, la discriminación de quienes no son «originarios» (¿Y quien mierda puej es originario? ¿O es que todos somos fotocopias?)
    Para nadie es un secreto que fue Chávez quien respaldó e impulsó su candidatura al puesto que actualmente ocupa.

    Saludos AutoSÍmicos

  2. una de las pocas cosas bien hechas por el mnr fue la participación popular, que repartía dineros en función a los habitantes de CADA MUNICIPIO de acuerdo a un ajuste intercensal.

    Tuto eliminó esto, que era justo. Sin tomar en cuenta las otras cosas que hizo, aparte de la deslealtad hacia su ex partido.

    Una persona en resumen que si le va mal a Bolivia, no tiene nada que perder, por lo menos Evo es ignorante en muchos aspectos, en cambio Tuto con sus logros académicos es un inepto para el cargo de presidente.

  3. Lo de Tuto no tiene nombre. Es más su persistencia le está haciendo un enorme daño a la oposición, porque le hace creer a la gente ha hay una oposición, cuando lo que hay es un sparring de cuarta, con poca capacidad de generar verdaderas propuestas e iniciativas alternativas al régimen. Un buen ejemplo es el discurso anticomunista trasnochado que transmite el propio Tuto, de vez en cuando.

    Un esfuerzo de renovación en la derecha sería loable; allí está el nuevo presidente del senado, que no está mal. Pero más importante es la organización de las fuerzas no conservadoras en la oposición, ahora que la coyuntura ha abierto otras posibilidades y que el MAS se etiqueta a si mismo como parte del populismo etnico-nacionalista. Hay una base sociológica facil de definir que está necesitando una respuesta veraz, popular, radicalmente democrática, no racista, de izquierda moderada, acorde al ,mundo, etc.

  4. Parece que sufrimos del mismo mal, pero desde orillas distintas. Los opositores son Podemistas, y los que apoyamos al gobierno somos Masistas. Ninguna de las dos cosas es así. Primero por qué somos sujetos que tenemos el deber de criticar y apoyar simplemente lo que creemos justos, los otrora tiempos del pensamiento político en bloque partidista están (o quiero creer que lo están) en franca retirada.

    Lo de Tuto es tan bochornoso. Esta y todas las veces. Que, a veces, es tan saludable dejar pasar las declaraciones de Chávez, como las de él y c´est ça.

    Saludos

  5. En algún minuto el repliegue regional tenía que pasar la cuenta. Cuando, por decisión propia, la inteligencia y la sapiencia política se atrincheró en las regiones, regaló en bandeja la representación de la oposición a los actores que decidieron quedarse en la arena nacional.

    Es una anomalía para una democracia contemporánea que la oposición, por carecer de proyecto adecuado para las condiciones actuales, sea incapaz de canalizar las demandas ciudadanas contrarias al oficialismo. Pero ése era un riesgo más que sabido. Parece que hoy se cosecha lo que se sembró desde el “gran cabildo”. ¿No habrá llegado ya la hora de que la oposición no podemista salga de la trinchera de las regiones y proponga un proyecto nacional, esto es, que proponga algo más que autonomías departamentales, que sólo apuntan a regiones particulares y no a la nación en su conjunto?

  6. P. D. Y luego es uno el que ejerce violencia simbólica… ¿Cuál es pues “la base sociológica facil (sic) de definir que está necesitando una respuesta veraz, popular, radicalmente democrática, no racista, de izquierda moderada, acorde al ,mundo, (sic) etc…”? No existe nada semejante a la grandilocuente “base sociológica” (cualquiera sea su significado). Eso sin mencionar que es éticamente cuestionable que se eche mano de títulos de nobleza cultural para justificar una posición política… Ningún sustantivo o adjetivo derivado de la sociología sirve o puede servir para dar base a una propuesta o posición política. Intentar hacerlo no sólo convierte a la sociología en ideología, sino que además distorsiona sistemáticamente cualquier dinámica de comunicación orientada al entendimiento, como la que tiene lugar en la esfera pública virtual de los blogs. En resumen, no sólo no existe nada semejante a “una base sociológica” (cualquiera sea su significado), sino que además plantear su existencia en esos términos es, como poco, cuestionable…

Deja un comentario