El 10 de septiembre tenemos otra fecha perentoria en la ya frágil democracia boliviana. Ese día, 6 de 9 departamentos, se declararán en Huelga de Hambre demandando que se reestablezca el derecho democrático a debatir todos los temas por 2/3 de votos en la Asamblea Constituyente. La demanda de los 2/3 es la condición que permitiría reencauzar el debate político en un marco de paz y legalidad, situación que todos los bolivianos demócratas deseamos y anhelamos. La respuesta del Presidente: acusa de racistas a quienes no comulgan con su forma de actuar. ¿No cree usted Sr. Presidente Morales que es momento de bajar las armas y no echar leña al fuego?

 
La ciudad de Sucre, sede de la Constituyente, escenario democrático que debería ser el espacio donde las diferentes visiones de país encuentren consenso, se encuentra con un saldo de alrededor de 30 heridos gracias a la imposición del Gobierno del Presidente Morales de no incluir el debate sobre la sede de Gobierno en la agenda política. La propuesta del Gobierno del Presidente Morales: trasladar la sede de la Asamblea Constituyente a Oruro generando mayor tensión y dificultades y acusando a la Oligarquía (de 6 departamentos) de buscar el fracaso de la Asamblea. ¿No cree usted que es un poco incoherente tildar a 6 de 9 departamentos como “oligarcas”? ¿No cree usted que la amenaza de mover la Asamblea Constituyente generará mayor violencia? ¿O es eso lo que está buscando Su Gobierno?

 
El Gobierno promueve la movilización de 100.000 campesinos hacia la ciudad de Sucre para “garantizar el funcionamiento de la Asamblea Constituyente”. El Vice Presidente de la República, Alvaro Garcia Linera, incita a que sean “10 a 1, para que no pase lo que sucedió en Cochabamba”. ¿No cree usted que se está promoviendo el enfrentamiento entre grupos civiles con las consecuencias nefastas que eso puede tener?

Por favor Sr. Presidente Morales, basta de violencia en las calles, usted es nuestro presidente, usted es el responsable del proceso de Paz en que todos queremos vivir, usted es el responsable de nuestro futuro, usted es quien nos tiene que orientar hacia un cambio que sea verdaderamente democrático e inclusivo. Se lo pide un ciudadano boliviano.

Deja un comentario