En agosto de 1954 asume como presidente de facto en el Paraguay el General Alfredo Stroessner, cargo que ocuparía durante casi 35 años hasta ser derrotado por el golpe militar de febrero de 1989. El Rubio, como era llamado desde su niñez, pasó a ser el ser “Supremo” en Paraguay, borrando del mapa a todos a quienes consideraba una posible amenaza para su ambición de poder. Se alió y luego controló al Partido Colorado, se quitó de encima a su primer gran servidor Edgar Ynsfran quien fuera el gestor del sistema represivo contra la oposición, tenía control absoluto sobre las fuerzas armadas, bajo la idea de que él era el salvador de la unidad nacional institucionalizó la corrupción como mecanismo de compra de lealtades, se transforma en uno de los principales ejecutores de la red criminal del Plan Cóndor, entre otras acciones que le permitieron la hegemonía del poder.
Luego de su caída en 1989 se derrumba la escultura de bronce erigida por sus seguidores en Asunción. Un grupo de artistas plásticos paraguayos aprovechan los trozos en bronce de la fisonomía del dictador para crear un monumento recordatorio de la dictadura con la intención de no repetir la historia “nunca más”. La obra se encuentra ubicada en la plaza continua al Palacio Presidencial como recordatorio permanente al poder de turno. Este monumento simboliza la democracia (representada por el bloque de concreto) aplastando los restos de la estatua de bronce del dictador y asegurado con bastones de hierro que sustentan la “democracia” y contienen la “dictadura”.

recordatorio-dictadura.JPG

Por momentos sentí que los bastones de hierro no lograrían contener las manos de bronce que intentan salir de su aprisionamiento…parece ser una sensación muy Latinoamericana.

El monumento se encuentra bastante deteriorado, fragil como la memoria colectiva.

3 respuestas

  1. Mucho tipo vos al mandar esa foto, que representa más bien un NO a la fuerza del autoritarismo

    Un abrazo
    Vania

  2. Todos tenemos esa sensación pero tengo las esperanzas (que es lo último que se pierde) que cuando «las manos de bronce» intenten salir o logren salir mis queridos compatriotas (los paraguayos) «ayudarán al bloque de concreto a aprisionarlas por siempre» por es eso lo que mi país y Latinoamérica necesita..

    Liberarse de la dictadura y de cualquier país que trate de manipularlos… en eso coincido con Chávez, su punto de vista para con los Estados Unidos; en lo restante, no.

Deja un comentario