Una respuesta

  1. Esta mañana tempraningo le pregunté a mamá vieja qué opinaba sobre esta canción y me dijo sonriente: Qué final ni que ocho cuartos. Este ángel es travieso, él mismo lo reconoce, pero al final termina rindiéndose frente al poder del amor, que recién empieza…

Deja un comentario