El sufragio popular siempre está al lado del Dios más milagroso.