Flia ManéEstuve tres días en Badajoz, Extremadura, por motivos de trabajo y turismo. Tuve guías inmejorables, con Antonio y Dania, Mané y su familia que me hicieron sentir en casa y me enseñaron un poco más de la realidad extremeña. Nuestro recorrido incluyó una variedad de pueblos fronterizos españoles y portugueses que relatan en sus paredes y sus calles la historia.

El paseo por la Represa de Alqueva, obra de ingeniería que permite que Extremadura no tenga dificultades en la provisión de agua, motivo fundamental del porqué es la principal región productora de fruta dulce en Europa, además de ofrecer a Mané la justificada emoción de disfrutar de su barco en el Pantano que forma. No puedo dejar de mencionar el cariño de Angeline, quien por suerte sufre del Síndrome de Estocolmo, como diría Mané.

MonsarazNo olvidaré el mensaje de paz del Puente Ayuda que une España y Portugal construido por dos alcaldes (uno de cada país) sin el permiso de los gobiernos nacionales enfrentados como consecuencia de la Guerra de las Naranjas. Ejemplo claro de aporte al desarrollo nacional que surge desde lo local.

La peculiaridad de los pueblos portugueses de Mourau, Amoralegea, Elva, Moura, Monsaraz, Reguengos, que a pesar que se percibe la dificultad económica por la que atraviesan no sacrifican la limpieza de sus calles. El pueblo Extremeño de Olivenza,  donde la lluvia impidió que pudiera presenciar una corrida de toros en honor a los 25 años de la Autonomía Extremeña (tormenta “rotatoria” la llamaría Angeline). Las delicias culinarias de ambas culturas tales como la Zapateira (Buey Marino en España), unos deliciosos Tigres (tipo de camarón gigante), Almejas al olivo con cilantro, el Bacalau Dorado rebosado con huevo y papas fritas, el descubrimiento del “Secreto” y la “Pluma” del Cerdo Ibérico como auténticos manjares de la tierra, el infaltable Jamón Dehesa de Extremadura acompañado por una Caña y una copa de vino, y para terminar un “chupito” de bellota. Son momentos que permiten mirar la vida con un color distinto al habitual.

Mané y RubensTuve la oportunidad de disfrutar de una clase magistral de política (de la buena) impartida por Mané en el ámbito de la cooperación al desarrollo, y de largos paseos reflexionando sobre la política española y la realidad boliviana. Fueron días muy productivos y placenteros, donde la diferencia casual de haber nacido con un mar de distancia perdió relevancia.Muralla Monsaraz

 

Hoy vuelvo al país, con ilusión, esa que espero que la realidad no derrumbe pronto.

 

Una respuesta

Deja un comentario