Basta ya de realidades… queremos promesas.

Una respuesta

Deja un comentario