Si tu libertad de credo se convierte en un fanatismo obsesivo que pierde los principios elementales y te lleva a atentar contra la vida del otro… no tienes derecho a ser libre… sean tus putas miserias las que se vuelvan contra ti y te corroan hasta el final de tus días…