Un bebé representa la opinión de Dios de que el mundo debe continuar. Comparte esto:Haz clic para compartir