El sufragio popular siempre está al lado del Dios más milagroso. Comparte esto:Haz clic para compartir en Facebook