Una respuesta

  1. No hay peor vencido que el que nunca luchó…
    Ni peor derrota que la fingida…
    Ni mayor amargura, que descubrir
    como los castillos caen a los pies de
    Su Merced, sin que ésta se inmute….

Deja un comentario