Hay mucho por debatir respecto a lo ético de lo difundido por Wikileak. Para algunos será una violación a la privacidad, para otros un triunfo de la transparencia y el derecho a informar. Por el momento lo único concreto es que es una demostración fáctica del poder de internet y del instrumento, bien o mal utilizado. ¿Usted qué opina?

Deja un comentario